martes, octubre 11, 2005

¿Esteticiennes?

"La vida es la constante sorpresa de saber que existo."
Rabindranath Tagore


Una vez a la semana doy un taller en el Centro Budista. Se titula 'Mente creativa, vida creativa'. Lo elegí por dos razones. Primero porque refleja la enseñanza budista que dice que nuestra mente crea nuestro mundo. Crea nuestra experiencia. Si actuamos con una mente hábil, experimentaremos la felicidad. Si actuamos con una mente torpe, la infelicidad. La mente torpe es la ignorancia, la aversión, la avidez. La mente hábil es la sabiduría y la comprensión, la ecuanimidad y el amor, la tranquilidad y la generosidad.

También lo elegí por el termino 'creativo'. Como dice Sangharákshita, a pesar de no ser términos budistas tradicionales la transición de 'reactivo' a 'creativo' comunica muy bien el significado de la enseñanza budista. La transición de una manera de ser y de vivir que consiste en reaccionar a los estímulos de forma habitual y ciega a la de crear algo realmente nuevo, más allá del estímulo inicial, es la esencia del camino. La ignorancia, la aversión y el deseo reaccionan. La sabiduría, el amor y la generosidad crean. La primera trae la desdicha. La segunda la liberación.

Actualmente estamos explorando 'El ocio creativo' y en este último taller miramos, entre otras cosas, la práctica del 'aprecio estético'. Experimentando la aversión y el enfadado las cosas nos parecen feas. Experimentando el amor, la amistad y la ecuanimidad se ve que las cosas son esencialmente puras. Se ve el misterio presente en cada momento. Se ve que la vida es sagrada. Una de las palabras en sanscrito para la sabiduría es 'Vidya'. Se ha traducido como 'aprecio estético'. La sabiduría no es conocimiento, sino sensibilidad. Es una sensibilidad a la textura de la vida. Es un vivir en profunda armonía con esta textura. La ignorancia es un estado de enajenación, de estar en conflicto con la naturaleza de la existencia. Va de la mano de la aversión y de la avidez, y implica una actitud utilitaria frente la vida. Vemos las cosas, las personas y las experiencias en términos de que si nos sirven o no, si nos proporcionan lo que buscamos o no.

Vidya, la sabiduría, sabe que todo eso es infructuoso. E innecesario. Y eterno, como una rueda. La aversión y el deseo nunca se dan por satisfechos. Mejor soltarlos. Estar quietos de una vez. Observar. Dejar surgir y pasar. Apreciar la pureza de cada momento, cado fenómeno. Trascender el dolor y el placer. Ser libre.

Meras palabras ...

1 comentario:

Mª José Giménez dijo...

Un saludo y mi enhorabuena por el blog. Espero que siga funcionando mucho tiempo. Yo soy una de las asistentes al taller de ocio creativo. Fuí a 3 de las 5 clases.La clase en donde se trató el arte creativo me conmovió. Lamentablemente me fue imposible ir a las dos últimas, y lamento especialmente no haber ido a la última, la que trataba de la soledad. Un gran tema, sin duda alguna. ¿No merecería algún comentario aqui? ¿Por favor?
Mª José