viernes, octubre 28, 2005

Ordenación

Hoy hace veinte años me ordene como Dharmachari en la Orden Budista Occidental. Veinte años. Dharmachari quiere decir 'uno que anda en el Dharma'. La verdad es que no siempre lo he hecho y mi comprensión de en que consiste ha tenido que madurar bastante.

La ordenación en la Orden Budista Occidental (OBO) toma lugar con dos ordenaciones, la privada y la pública. La ordenación privada se celebra sólo con la presencia del preceptor y marca la decisión del individuo, e independiente de los demás, de comprometerse con el Buda, con el Dharma y con la Sangha (es decir con la ideal de la Iluminación y el ejemplo del Buda, con el camino de su enseñanza y con la comunidad espiritual de aquellos que recorren el camino). La ordenación pública se celebra entre amigos y hermanos y representa el hecho de que, a pesar de estar dispuesto a caminar solo, se hace con otras personas.

Hace veinte años tenia veinticinco. Desde el futuro saludo a aquel 'chico'. Espero que me pueda perdonar mis torpezas y de no haber cumplido todos sus sueños. Y le agradezco su coraje, su visión y su determinación. Sin él mi vida habría sido bastante menos rica de lo que ha sido.




Y se lo agradezco enormemente a mi preceptor y maestro, Sangharákshita.

8 comentarios:

Arturo Silva dijo...

felicidades!!!:

Un quinto de siglo desde tu ceremonia. Igual es bastante, igual has sido y sigues siendo inspiración para muchas personas, entre ellas yo...

un gran abrazo
Arturo

vayira dijo...

Felizitaciones!
con abrazos
Vayira

Belkis dijo...

Hola Moksananda!
Te felicito por tu elección, que tu camino siempre siga lleno de experiencias enriquecedoras.
besitos. Belkis

sasatya dijo...

Sí, ha pasado tiempo, gracias por mantener viva tu inspiración y compartirla. Es una gran alegria poder conocerte mejor. Sasatya

Cris dijo...

Seguro que tu encuentro con el Dharma ha sido y sigue siendo muy revelador.

Tus méritos me llenan de alegría.

Gracias por formar parte de la sangha.

MAYTE TÉLLEZ dijo...

Felicidades querido amigo!
Me regocijo en la lealtad que has tenido a tu decisión y al Dhamma. Me regocija ver que has hecho del Dhamma el eje de tu vida sin quedarte por ello al márgen de la vida.
!Un enorme abrazo!
Con Metta, Mayte

Maria Elena dijo...

Felicidades! Has recorrdo buena parte del camino que aún te falta por recorrer.

Un abrazo,
Maria Elena

Rafael Domínguez dijo...

Felicidades, moksananda