jueves, febrero 23, 2006

Blasfemia y el Buda

Image Hosted by ImageShack.us

La polémica surgida por las caricaturas del profeta Muhammad es, desde el punto de vista del Budismo, incomprensible. La blasfemia no existe como tal en el Budismo. Sentirte ofendido por las palabras o imágenes que cuestionan tus creencias es, según la enseñanza del Buda, algo torpe. El Buda mismo animó a sus seguidores a no sentirse ofendido por las palabras hostiles en contra de él, de su enseñanza o de su comunidad, sino de mantener un corazón amable y tolerante.

Claro, no siempre es fácil poner en práctica su enseñanza. Es casi automático sentirte cuestionado si se cuestionan tus principios y es demasiado fácil identificarte con una doctrina, una religión, una imagen, unas creencias y sentirte ofendido, justificando así la ira y la indignación. No hace más que añadir leña al fuego del mundo.

Free Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.us

Hace poco una amiga me devolvió el libro de Jorge Luis Borges "Siete Noches", una colección de conferencias dado por él en el Coliseo de Buenos Aires en 1977. Una de estas se llama 'El Budismo'. En ella el escritor y conferencista argentino dijo:

"Hay, además, la leyenda del Buddha. Podemos descreer de esa leyenda. Tengo un amigo japonés, budista zen, con el cual he mantenido largas y amistosas discusiones. Yo le decía que creía en la verdad histórica del Buddha. Creía, y creo, que hace dos mil quinientos años hubo un príncipe del Nepal llamado Siddharta o Gautama que llegó a ser el Buddha, es decir, el Despierto, el Lúcido —a diferencia de nosotros que estamos dormidos o que estamos soñando ese largo sueño que es la vida—. Recuerdo una frase de Joyce: "La historia es una pesadilla de la que quiero des­pertarme." Pues bien, Siddharta, a la edad de treinta años, llegó a despertarse y a ser el Buddha.

Con aquel amigo que era budista (yo no estoy seguro de ser cristiano y estoy seguro de no ser budista) yo dis­cutía y le decía: "¿Por qué no creer en el príncipe Sid­dharta, que nació en Kapilovastu quinientos años antes de la era cristiana?" Él me respondía: "Porque no tiene nin­guna importancia; lo importante es creer en la Doctrina". Agregó, creo que con más ingenio que verdad, que creer en la existencia histórica del Buddha o interesarse en ella sería algo así como confundir el estudio de las matemáticas con la biografía de Pitágoras o Newton. Uno de los temas de meditación que tienen los monjes en los monasteri
os de la China y el Japón, es dudar de la existencia del Buddha. Es una de las dudas que deben imponerse para llegar a la verdad.

Las otras religiones exigen mucho de nuestra credulidad. Si somos cristianos, debemos creer que una de las tres personas de la Divinidad condescendió a ser hombre y fue crucificado en Judea. Si somos musulmanes tenemos que creer que no hay otro dios que Dios y que Muhammad es su apóstol. Podemos ser buenos budistas y negar que el Buddha existió. O, mejor dicho, podemos pensar, debemos pensar que no es importante nuestra creencia en lo histórico: lo importante es creer en la Doctrina."

'Siete Noches', ed. Fondo de Cultura Económica, México


Añadiría que lo importante tampoco es
simplemente 'creer' en la Doctrina, sino ponerlo en práctica. Y recordar que ninguna doctrina, ninguna enseñanza, ninguna creencia y ninguna imagen es La Verdad. Son todos, como expresa la metáfora zen, nada más (ni menos) que dedos que apuntan a la luna. Y lo importante no es fijarte en el dedo, sino en la luna.

Bitácora 'periodistas 21' contiene más información y opiniones sobre la blasfemia

Algunos comentarios sobre 'Blasfemia y el Buda' que han aparecido en www.liberalismo.org

Portal del Islam en Español

8 comentarios:

Xavier dijo...

Tienes toda la razón. Lo más difícil, de todas maneras, es saber como actuar, en medio de esta situación, para poner un poco de calma entre personas que parecen estar deseando un motivo para pelear.

Por otro lado la imagen que ofreces, con las estatuas de Afganistán, indica con claridad que un budista no debe sentirse ofendido ni siquiera en este caso extremo. Todo es impermanente, y la mayor obra de arte no es una excepción.

Pero, ¿qué podemos hacer para evitar el conflicto entre personas de diferente religión y distinta escala de valores? Esa es la pregunta que muchas veces me hago, sin alcanzar ninguna respuesta clara. Creo que debemos buscar puntos de contacto y espacios comunes donde compartir una convivencia sana y fructífera para todos.

Saludos cordiales,

Panurgo dijo...

Es cierto que no existe la ofensa como tal, pero sabes que para un budista, precisamente, uno de los preceptos es no hablar mal nunca de su lama ni de su shanga ni mucho menos del buda o transmitir mal, con poco conocimiento o sin la debida iniciación el dharma. Esas acciones crean una karma muy malo, y sería, quizá, lo más parecido a la blasfemia, salvando todos los matices.
Un abrazo sincero en el Dharma.
Panurgo

juan dijo...

hola! antes que nada, un saludo. Es la primera vez que entro. Vivo en Buenos Aires, Argentina, y soy monje zen. Estoy de acuerdo en que no hay razón alguna para perder la cabeza o sentirse agraviado, pero también creo que tal reacción de parte de los musulmanes era previsible, y es una locura en estos tiempos (y con la situacion tal como está en oriente medio) ridiculizar asi a el profeta de la religion de tantos.
Teniendo la posibilidad de entender que no hay por qué sentirse agraviado, deberíamos ser cuidadosos de no herir la susceptibilidad de aquellos que pueden sentirse asi, no?
un abrazo!

javi dijo...

hola juan
soy javier tambien de bs as.

conoces lugares donde se ueda hacer zazen?

saludos y gracias.

juan dijo...

hola, Javier
(perdon al dueño de casa por usar este espacio)En Bs As hay diferentes lugares para la práctica. Te puedo pasar los datos de los lugares donde yo practico con mi maestro (no hay un lugar fijo todos los dias). escribime a: condex@gmail.com y te paso los datos. Un abrazo

juan dijo...

hola (perdon al dueño de casa por la intromisión),
en Bs As hay varios lugares de práctica, del zen y otras líneas budistas. Mi mail es condex@gmail.com
Escribime, y te paso los datos que quieras. Un abrazo.

Jadu Singh dijo...

Me parece muy interesante todo lo relacionado al budismo. A pesar de que el budismo sale del hinduísmo, me sorprende muchísimo la tremenda tolerancia del budismo, que le distancia enormemente de su religión madre. Entiendo que en el budismo no hay castas como en el hinduísmo, que en el budismo el 'brahamín' verdadero es aquel de sentimientos nobles y noble conducta, y el egoísta y ruin es el verdadero paria. Por eso entiendo la casi desaparación del hinduísmo en India, que lamentablemente no ha superado esas distinciones sin sentido. Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

:P, ¿Que es el Dharma?