viernes, abril 28, 2006

El Dalai Lama , el respeto y la tolerancia

El Dalai Lama está en Brasil y nos van llegando noticias acerca de su visita. Ya podemos leer titulares como Dalai Lama proclama a sus fieles respeto a todas las religiones (como si el Dalai Lama fuera un tipo de Papa budista) y El Dalai Lama pide a la humanidad que no cambie de religión.

"Es mejor y más seguro que cada uno de nosotros conserve la tradición religiosa que ya tiene en vez de adoptar una nueva", ha explicado en una rueda de prensa en la que ha asegurado que "la base de la armonía religiosa es el respeto recíproco". (El Pais.es)

'Si la conversión no se hace correctamente, puede generar más problemas que beneficios'
ha dicho y ha valorado a las personas que, sea cual sea su religión 'dejan de lado su interés personal y dedican su vida a los otros'.

Que bueno escuchar a un líder mundial/espiritual proclamar tales opiniones respeto a la armonía religiosa y lo indispensable que es el altruismo en el sendero espiritual (sea cual sea su forma). Respetando a los demás, independiente de si comparten nuestras opiniones o no, y actuando por el beneficio de todos los seres, es la manera segura de poner nuestro grano de arena en la creación de un mundo mejor y de crecer como individuos.

Ahora, creo que es muy importante distinguir entre respetar a una persona y respetar una opinión. Si bien nunca tenemos que caer en ser irrespetuosos con un semejante, hay opiniones que simplemente no puedo respetar porque creo que son nefastas y destructivas tanto para los individuos como para la sociedad. No puedo respetar algunas opiniones políticas, no puedo respetar algunas opiniones religiosas. Creo que son torpes, en el sentido de hacer daño, y creo que es importante debatirlas.

La tolerancia no es asumir que todas las opiniones y creencias son iguales. Los que queremos proclamar y practicar la tolerancia no deberíamos caer en tal confusión insípida. Este 'igualitarismo', que tanto se parece a la tolerancia verdadera, es tan intolerante como son las expresiónes de la intolerancia en sus formas más extremas.

La tolerancia es una actitud hacia los demás y hacia uno mismo de empatía, siempre capaz de distinguir entre el ser humano y las opiniones que en un momento dado proclama. Para ser tolerante hay que ser seguro, confiado para así poder debatir sin discutir, hay que ser enérgico para poder poner las opiniones
propias sobre la mesa sin reservas, para que sean escudriñados por quién sea bajo la luz de la razón. La verdadera tolerancia es tan libre que aunque proclama las opiniones con convicción lo hace siempre con voz ligera, siempre dispuesto a considerar que puede que esté equivocada.

El Dalia Lama dice que es mejor quedarse con la religión que uno ya tiene. No sé si ha explicado porque piensa así ni que quiere decir con 'tener' una religión. Por mi parte, prefiero que en occidente, por lo menos, haya un debate riguroso y vigoroso entre los practicantes de las diferentes tradiciones religiosas en el cual exponemos tanto nuestras diferencias de enfoque como nuestras similitudes - como comentó el Dalai Lama en Brasil 'todas las grandes tradiciones religiosas poseen algo singular inherente a ellas' -. Prefiero un intercambio continuo en el cual ninguno se aferre a sus creencias y opiniones como si fueran verdad indiscutible, y en el cual todos están con un corazón siempre abierto al cambio, incluso el cambio a otra religión. Cerrarnos a esta posibilidad me parece tan peligroso, o incluso más, que una 'conversión que no se hace correctamente'.

Una de las noticias de Brasil cuenta 'que entre los asistentes se encontraban muchos fieles que, además de abrazar el budismo, conservan las creencias con las que crecieron y fueron educados, como la brasileña de ascendencia italiana, Debora Laruccia.

'Nací católica pero mantengo las dos religiones, porque en un país como Brasil no hace falta cambiar de una para otra', apuntó.

'Es más, con la práctica del budismo, mi condición de católica se ha reforzado y podría decir que el budismo, que trabaja el aspecto mental, está más ligado a una filosofía que a una religión', dijo.


Usar prácticas budistas, como la meditación, para entrenar la mente no es ser budista. La visión que tiene el budismo del ser humano y del cosmos es muy distinta de la del catolicismo. Ser budista es comprometerse con esta visión. Como comentó el mismo Dalai Lama 'Hay personas que toman algo de cada religión y, tras meterlo todo en la batidora, construyen un nuevo budismo. Es un error'.

Existe un camino medio entre negar que haya diferencias, por un lado, y aferrarnos a lo nuestro por el otro. Estos dos extremos son formas opuestas, pero igualmente intolerantes. La verdadera tolerancia se encuentra en otra parte.

No hay comentarios: