viernes, mayo 26, 2006

Centro Budista de Mérida (Venezuela)

Hace dos días llegue de una visita al Centro Budista de Mérida, en Venezuela. Es un centro dirigido por Manjunatha (a la izquierda), Dharmachari en la Orden Budista Occidental desde hace más de 20 años. En el centro hay una comunidad de hombres, algunos entrenandose para formar parte de la orden.

Pase unos seis días allí, durante los cuales celebramos un breve retiro explorando el significado de la Iluminación del Buda, ya que habían celebrado Wesak una semana antes. Fuimos viendo los eventos alrededor de su Iluminación (los encuentros con Mara, con la diosa de la tierra, con Brahma Sahampati y con Mucalinda) además del contenido de su Iluminación en sí.

Como siempre, me inspiró bastante visitar de nuevo el centro y ver la seriedad del compromiso y la calidez de la Sangha. Manjunatha hace un trabajo excelente, a pesar de estar trabajando en gran medida solo.

Mérida se encuentra en la falda de los Andes, ideal en términos de clima. Es una ciudad abierta y con un gran porcentaje de estudiantes, ya que la Universidad de los Andes está ubicada allí.

Por supuesto, hace tiempo que sigo con interés la situación política en Venezuela, y tuve la oportunidad de hablar con varias personas de la Sangha involucradas en 'la revolución bolivariana' que está dirigiendo Hugo Chávez. También tuve conversaciones con personas de la Sangha que no simpatizan con el presidente de Venezuela.

Creo que es importante que una Sangha sea capaz de abrazar todo tipo de creencia política, y no identificarse con ninguna. Un budista individual por supuesto va a tener sus opiniones. Sin embargo, intenta basar su vida en las Tres Joyas del Buda, del Dharma y de la Sangha antes de cualquier lealtad política y debería ser capaz de tratar como hermano a otras personas en la Sangha, a pesar de sus diferencias políticas.

Ciertamente Hugo Chávez es una figura controvertida. No obstante, es palpable el deseo de sus 'seguidores' de transformar la sociedad y el trabajo de muchos ciudadanos por lograrlo. Los chavistas reconocen que la sociedad sólo se va a transformar si los individuos cambian, y es allí donde potencialmente existe un puente con el budismo. El budismo también busca transformar la sociedad para apoyar la transformación del individuo, y busca ayudar el cambio en el individuo para así transformar la sociedad. Sin embargo no estoy seguro de que los principios éticos de tal transformación, como elucidados por el Buda, sean compartidos por Hugo Chávez y su 'revolución bolivariana' en su búsqueda de la democracia revolucionaria.

¿Seria posible que alguien le hiciera llegar al 'comandante' Chávez los cinco principios éticos budistas?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Manju.. me alegra saber que vas bien, el Padre Eterno habla de las moradas por la que debemos pasar antes, camina siempre con humildad hacia Él y recuerda amar la misericordia.

Anónimo dijo...

La Shanga Budista, cualquiera que sea su practica, no debe involucrarse en asuntos politicos nacionales ni internacionales

Moksananda dijo...

¿Por que? Puede que tengas razón, o no, pero sería interesante saber por que piensas que la Sangha Budsita no debe involucrarse en la politica.

Un saludo

Patricia Machado dijo...

Creo que estás meando fuera del perol, como quien dice, Chavez está demasiado contaminado por el poder, si en algún momento su mensaje fue sincero te aseguro que ya no lo es, le importaría muy poco tu mensaje asi como le importan muy poco los problemas cotidianos de nuestro país. El cambio es necesario, pero no es Chavez el que vaya a lograrlo y no será un sólo hombre, una sociedad no cambiará por uno cambiará por todos. Procuremos que cada Venezolano conozca los principios éticos budistas, eso sÍ puede generar el cambio necesario.

Anónimo dijo...

Como Budista, especialmente iniciado por un Lama Tibetano, me parece realmente una atrocidad poner una foto de una persona aliada de los que destruyeron al Tibet, sus templos Budistas y expulsaron al Dalai Lama. Lo que falta es que pongan una de Hitler. En el fondo son lo mismo, sedientos de poder y utilizan cualquier religión para lograrlo.

Anónimo dijo...

Hoy, ocho años después de que se publicara este artículo, los que sabemos de primera mano cómo vivían los pobres en este país antes de Chávez, estamos seguros que la Revolución Bolivariana dió y sigue dando mucho a los pobres. La oposición criticó las misiones y las becas, mientras éstas dieron educación y comida a los pobres. Los opositores siempre se burlaron de los pobres y de los necesitados en este país y ahora dicen que hablan por ellos. Hoy los niños en las escuelas públicas reciben libros de texto gratis y una mini laptop (producida en Venezuela) con contenido educativo, también comida y muchos servicios que no tenían antes. Todo esto concuerda con el mensaje de Buda, el cual nos sugiere que atendamos a los pobres y a los necesitados. Hoy sabemos con certeza que los que se oponen al chavismo son personas produndamente materialistas que defienden un sistema social injusto e inhumano centrado en el dinero y en la materia; comodidad, beneficios y ventajas para una minoría. Hay que ser pobre de verdad para comprender y haber vivido todo esto y apreciar a Hugo Chávez por lo que hizo.