viernes, enero 11, 2008

Un budismo más accesible


Más que curiosa esta noticia del BBC acerca de unos monjes Japoneses que llevan el budismo a los bares de Tokio. No me imagino entrando en los pubs de Valencia a la una de la madrugada para celebrar uno de nuestros rituales. Y no es una simple falta de valor por mi parte. Estoy convencido de que, como budistas contemporáneos, uno de nuestros retos es lo de encontrar nuevas maneras de ofrecer el Dharma a una mayor diversidad de personas. Pero me parece que el 'ofrecer' es muy distinto a la actitud de muchos misionarios, que de una forma o otra prefieren imponer.

Entrar en un bar para cantar rituales es imponer, de la misma forma que lo es molestar a la gente para vender flores o 'regalar' ramas de romero. Como mucho sería un espectáculo más de los muchos que se ven los sábados por la noche.

Sin embargo, la comunidad budista en general sufre de una falta de espíritu misionario. Sí, montamos nuestros centros y retiros, pero son pocos los budistas que deciden por ofrecer el budismo de forma más imaginativa. Pocos estamos dispuestos a entrar en el mundo para abrir puertas al Dharma en contextos menos convencionales que la mayoría de nuestros centros budistas.

1 comentario:

UNSUI dijo...

HOLA, AMIGOS:

CREO QUE LO FUNDAMENTAL ES PROPONER, NUNCA IMPONER. ADEMÁS, SI ALGO ME ATRAE DEL BUDISMO ES SU ESPÍRITU NO PROSELITISTA. EL SIMPLE EJEMPLO DEBE SER SUFICIENTE. DE HECHO, SE ESTÁ PRODUCIENDO UNA EXTENSIÓN ESPONTÁNEA DEL BUDISMO EN OCCIDENTE SIN NINGÚN "PLAN MISIONAL", MÁS CARACTERÍSTICO DE LAS RELIGIONES MONOTEISTAS.
UN ABRAZO.