lunes, enero 14, 2008

¿El budismo es pesimista?



Me han vuelto a decir que el budismo tiene una visión pesimista del mundo; que el Buda enseñó que todo es sufrimiento y que hay que aceptarlo y ya está.

Y a la vez no se entiende como es que los budistas parecen personas algo más contentas de lo habitual...

El budismo enseña la verdad del sufrimiento. Una de las enseñanzas más tempranas habla de 4 ‘verdades nobles’, la primera de las cuales es el sufrimiento (dukha). También se traduce como la insatisfacción. Y sí es una verdad. Hay ciertas cosas en la vida que son inevitables – el cambio, la perdida, la incertidumbre, la muerte – y estas cosas son difíciles y dolorosas.

Lo que enseñó el Buda fue su descubrimiento de que si en vez de huir de estos hechos los aceptamos, y los miramos directamente sin la expectativa falsa de que la vida sea de otra forma, entonces dejamos paso al sendero de la felicidad. Si reconocemos plenamente la dificultad inherente en el acto de vivir, de convivir con otras personas, de tener un cuerpo que con los años envejece y enferma, y de infinidad de asuntos diarios, entonces descubriremos la posibilidad de un estado de libertad que surge por vivir en armonía con esta realidad.

Pero sólo se logra a través de mirar de frente el dolor inherente en la vida y de soltar nuestro apego a que sea diferente. Abandonando esta avidez se encuentra el sosiego, la paz, la sabiduría y el amor hacia todos los seres...

¡Y sí funciona! En la medida en que soy capaz de poner esta sencilla enseñanza en la práctica me parece que soy más feliz. Cuando logro aceptar y vivir mi experiencia tal y como es, en este preciso momento e incluso en los momentos más difíciles, y cuando logro soltar mi apego, mi deseo a que mi experiencia sea lo que no es, descubro un grado de libertad y de felicidad sorprendente. Realmente sorprendente.

Claro, el reto creativo es hacerlo... y en cada momento. ¡Que arte!

El budismo ¿pesimista?

1 comentario:

Anónimo dijo...

El arte de vivir..

Te escribo porque te quiero decir que el deseo de felicidad tambien puede ser un obstaculo en el camino de vivir en armonia con la realidad.
Así como la insatisfacción puede ser un estimulo para cambiar las injusticias que existen en el mundo.

No existen malo y bueno, solo juicios subjetivos y el resultado de nuestras acciones..