miércoles, enero 07, 2009

el bus ateo



Se ha puesto en marcha una campaña para animar a los ateos a hacerse más visibles y sentirse más apoyados. Empezó en Londres, y aquí en España ya está en Barcelona y pronta estará en Madrid. Consiste por ahora en unos sencillos anuncios en los autobuses.

La página Web de la campaña dice:

La Unión de Ateos y Librepensadores, junto con todas sus asociaciones federadas, pretende con esta campaña sensibilizar a los ciudadanos ateos, no creyentes y librepensadores en general de la necesidad de hacerse visibles para evitar que las confesiones religiosas sigan imponiendo sus normas morales y sus intereses particulares al conjunto de la sociedad.

Supongo que se refiere a las confesiones religiosas teístas. Eso o que las tradiciones como el budismo no se considere religión, cosa que me parece muy bien.



No puedo más que apoyar la campaña, ya que considero el concepto de dios, por lo menos en su forma más visible - es decir el dios creador proclamado por la iglesia católica - no sólo un poco ridículo sino también torpe, en el sentido de tener un efecto nefasto en la mayoría de la gente. El sentimiento de culpabilidad, la necesidad de mantener una creencia ciega y de imponer su dogma son sólo algunos de los efectos negativos inevitables que surgen de la idea de un dios todo poderoso. Con eso no quiero decir que todo cristiano es así - y de hecho conozco a muchos creyentes que son muy buenas personas. Pero el concepto de un dios creador conlleva la necesidad de creer a pesar de la casi nula posibilidad de que exista, la obligación de cumplir su voluntad y el deber de hacer todo los posible para que su moralidad sea la de todos. Es una receta segura para el sufrimiento.

Muchas personas no son capaces de librarse del peso del concepto del dios, a pesar de saber que ya no creen. Así que, desde mi punto de vista, está muy bien que se hagan campaña los ateos y que animen a otros a purificarse de los vestigios de esta creencia tan absurda y muchas veces agobiante. Parece que también se va a hacer en Washington. Ojala que se extienda por todas partes.